viernes, 21 de octubre de 2016

Pastor Alemán






El pastor alemán es un perro muy inteligente, fuerte, vigoroso y ágil. Por estas características es un perro que fue utilizado en sus orígenes como perro de pastoreo para vigilar los rebaños de ovejas. Por su gran capacidad de obediencia y gracias a ser un perro fácil de entrenar se ha utilizado para trabajos como perro policía, para detección de drogas o explosivos, de salvamento, perro guardián y perro guía. Pero también es un perro fiel y cariñoso que podrá ser un gran compañero y amigo.

Estéticamente es un perro precioso, de gran envergadura y fuerte que impresiona por su belleza. Pero a la hora de elegir un cachorro de pastor alemán no sólo hay que fijarse en la estética del cachorro, hay varios factores a tener en cuenta:

1. Debe venir con las vacunas puestas a tiempo ya que es un perro muy susceptible al moquillo. Una vacunación correcta ayudará a prevenir las enfermedades infecciosas más comunes en el cachorro.




2.  Además es un perro que tiene muchos problemas genéticos debido a la cría intensiva. Es una raza que sufre de displasia de cadera y es importante elegir un ejemplar sano para evitar problemas a largo plazo, como dolor o cojera. Es importante elegir el cachorro en un criadero que nos ofrezca garantías de que no va a padecer este problema (con un Certificado de Displasia de Cadera).

3. Es un perro de gran envergadura  y con necesidad de ejercicio físico y juego a diario por lo que deberemos disponer de espacio y tiempo suficiente que dedicarle.


4. La higiene de un Pastor Alemán adulto es complicada. Requiere tiempo de dedicación para un cepillado  diario para la eliminación del pelo muerto  y  además hay que tener en cuenta que es un perro grande difícil de bañar y mucho tiempo de secado, por lo que deberás plantearte llevarle a un sitio especializado cuando le corresponda la higiene.

5. Deberá tener una alimentación adecuada a su tamaño y de calidad para favorecer un correcto desarrollo y evitar carencias en un futuro. Hay que tener en cuenta que al ser un perro grande va a comer más cantidad, lo que implica más gasto que un perro pequeño.


6. También hay que fijarse en su temperamento.  Es un perro de carácter tranquilo, obediente y equilibrado y aunque si la ocasión lo requiere están alerta, por lo general mantienen una actitud reposada. Es un perro fácil de educar, confiado, alegre y cariñoso con el dueño por lo que es una raza adecuada para tener en casa.

7. Si buscamos un perro de raza pura deberá venir con su pedigree y estar seguros que ambos progenitores lo poseen. Será más fácil si acudes a un criadero de confianza y te dejas asesorar por un especialista.






 








Fuente: Pinterest











No hay comentarios :